Proporciona concentración y claridad al hablar, cantar, leer o estudiar. Ayuda a mejorar el acceso al Ser Superior que almacena todos los conocimientos y experiencias del pasado. Equilibra el proceso intuitivo y cognitivo y ayuda a integrar ideas e información.

Formato: No es la esencia madre pura, sino el combinado de las diferentes esencias con agua en un gotero de 30 ml que duran entre 3 y 4 semanas. La foto es a modo ilustrativo.

 

¿Qué son las flores de Bush?

Las esencias florales de Bush ayudan a destrabar temas urgentes y también a trabajar aspectos sutiles para encontrar el balance emocional y espiritual. Te contamos cuáles son las que generan maravillosos cambios evolutivos.

Al pensar en esencias florales, enseguida pensamos en las flores de Bach, las pioneras. Las que, de la mano de Edward Bach en la década del 30, abrieron el camino para comprender de qué modo actúan ciertas flores en nuestro cuerpo físico y energético. En nuestra época llegó el herborista y naturópata australiano Ian White, y se planteó la siguiente pregunta: "¿Qué flores necesita este mundo hoy?". Él observó que todo cambió, desde el modo de aprender de los chicos, que ya no es lineal como hace algunas décadas, hasta el modo de comunicarnos (los celulares, Internet), los modelos de familia..., solo para empezar a enumerar. Para una sociedad distinta, dijo, hay que ampliar el abanico de respuestas. Él encontró muchas de esas respuestas en Australia, su tierra. Más precisamente en los arbustos con flores, los más antiguos del planeta que crecen en un ambiente virgen. White, que había visto a su abuela recurrir a las plantas para fines medicinales, estudió el uso que les daban los pueblos originarios. Por ejemplo, vio que usaban las hojas y flores de boab para cubrir un pozo donde se ponía a los recién nacidos. Lo que hace esa esencia es borrar mandatos familiares: así hacían que ese bebé no respondiera a antiguos mandatos, sino que fuera él mismo.

Trabajar con las emociones

El principio base del tratamiento con esencias florales de Bush es que los síntomas físicos nacen de la falta de balance emocional: por eso, si sentimos mucha pena, es probable que manifestemos problemas en los pulmones; si estás muy enojada, puede que aparezcan problemas en el hígado. Pero si, en vez de atacar solo el síntoma, elegimos trabajar las emociones subyacentes, prevenimos que vuelvan a aparecer.

En situaciones emocionales funciona del mismo modo. Se trata de trabajar en la causa del malestar. Cuando nos sentimos perdidas en algún área (laboral o de pareja, por ejemplo), cuando sentimos que no nos estamos conectando con nuestro potencial, que estamos trabadas. O cuando notamos que cierta situación se repite: "siempre me cruzo con el mismo tipo de parejas", "llego tarde a todos lados". También se utilizan antes de una cirugía o para acompañar el parto, entre muchos otros usos.

¿Cómo funcionan?

Cada flor tiene una forma y una función y eso se traduce en una analogía con el humano, donde la raíz, el tallo y las hojas muestran el defecto, lo que no va bien. La flor es la máxima virtud, en compensación por lo que no va bien. Un ejemplo es la Esclerantus, indicada para alguien a quien le cuesta dedidir entre dos cosas. A pesar de su tallo zigzagueante, la flor es armónica y perfecta.

La esencia de esa flor -que se extrae colocando la flor en agua de manantial en un bowl de cristal durante dos horas al sol- interactúa con un código dentro de nosotras. El del rencor, por ejemplo. Lo que hace la esencia floral es cambiar el campo electromagnético de ese código a través de nuestro sistema físico y nuestro campo energético. Para decirlo simple: mete una cosa por otra, una vibración baja por una alta. Pero no cura por el defecto -raíz, hoja, planta- como lo haría la homeopatía, sino que nos da algo más sutil que eleva nuestra vibración.

Hay 69 esencias florales más algunos llamados "remedios de la luz", que son frecuencias lumínicas. Se preparan con una parte de brandy, esencia floral y agua mineral. La toma básica son siete gotas dos veces por día.

No tiene contraindicaciones.

¿Cómo es el tratamiento?

El vínculo entre las esencias florales y las personas puede tomar dos caminos posibles. Uno es un tratamiento "superficial" que trabaja sobre un síntoma muy específico y concreto; por ejemplo, tenés que dar una charla ante cientos de personas y te sentís un poco insegura. Entonces, hay una esencia floral para ayudarte a transitar eso.

La otra opción es un tratamiento "espiral", es decir, un trabajo de autoconocimiento, evolutivo, capa por capa, siempre hacia adentro.

Cognis Essence

$1.500
Cognis Essence $1.500

Proporciona concentración y claridad al hablar, cantar, leer o estudiar. Ayuda a mejorar el acceso al Ser Superior que almacena todos los conocimientos y experiencias del pasado. Equilibra el proceso intuitivo y cognitivo y ayuda a integrar ideas e información.

Formato: No es la esencia madre pura, sino el combinado de las diferentes esencias con agua en un gotero de 30 ml que duran entre 3 y 4 semanas. La foto es a modo ilustrativo.

 

¿Qué son las flores de Bush?

Las esencias florales de Bush ayudan a destrabar temas urgentes y también a trabajar aspectos sutiles para encontrar el balance emocional y espiritual. Te contamos cuáles son las que generan maravillosos cambios evolutivos.

Al pensar en esencias florales, enseguida pensamos en las flores de Bach, las pioneras. Las que, de la mano de Edward Bach en la década del 30, abrieron el camino para comprender de qué modo actúan ciertas flores en nuestro cuerpo físico y energético. En nuestra época llegó el herborista y naturópata australiano Ian White, y se planteó la siguiente pregunta: "¿Qué flores necesita este mundo hoy?". Él observó que todo cambió, desde el modo de aprender de los chicos, que ya no es lineal como hace algunas décadas, hasta el modo de comunicarnos (los celulares, Internet), los modelos de familia..., solo para empezar a enumerar. Para una sociedad distinta, dijo, hay que ampliar el abanico de respuestas. Él encontró muchas de esas respuestas en Australia, su tierra. Más precisamente en los arbustos con flores, los más antiguos del planeta que crecen en un ambiente virgen. White, que había visto a su abuela recurrir a las plantas para fines medicinales, estudió el uso que les daban los pueblos originarios. Por ejemplo, vio que usaban las hojas y flores de boab para cubrir un pozo donde se ponía a los recién nacidos. Lo que hace esa esencia es borrar mandatos familiares: así hacían que ese bebé no respondiera a antiguos mandatos, sino que fuera él mismo.

Trabajar con las emociones

El principio base del tratamiento con esencias florales de Bush es que los síntomas físicos nacen de la falta de balance emocional: por eso, si sentimos mucha pena, es probable que manifestemos problemas en los pulmones; si estás muy enojada, puede que aparezcan problemas en el hígado. Pero si, en vez de atacar solo el síntoma, elegimos trabajar las emociones subyacentes, prevenimos que vuelvan a aparecer.

En situaciones emocionales funciona del mismo modo. Se trata de trabajar en la causa del malestar. Cuando nos sentimos perdidas en algún área (laboral o de pareja, por ejemplo), cuando sentimos que no nos estamos conectando con nuestro potencial, que estamos trabadas. O cuando notamos que cierta situación se repite: "siempre me cruzo con el mismo tipo de parejas", "llego tarde a todos lados". También se utilizan antes de una cirugía o para acompañar el parto, entre muchos otros usos.

¿Cómo funcionan?

Cada flor tiene una forma y una función y eso se traduce en una analogía con el humano, donde la raíz, el tallo y las hojas muestran el defecto, lo que no va bien. La flor es la máxima virtud, en compensación por lo que no va bien. Un ejemplo es la Esclerantus, indicada para alguien a quien le cuesta dedidir entre dos cosas. A pesar de su tallo zigzagueante, la flor es armónica y perfecta.

La esencia de esa flor -que se extrae colocando la flor en agua de manantial en un bowl de cristal durante dos horas al sol- interactúa con un código dentro de nosotras. El del rencor, por ejemplo. Lo que hace la esencia floral es cambiar el campo electromagnético de ese código a través de nuestro sistema físico y nuestro campo energético. Para decirlo simple: mete una cosa por otra, una vibración baja por una alta. Pero no cura por el defecto -raíz, hoja, planta- como lo haría la homeopatía, sino que nos da algo más sutil que eleva nuestra vibración.

Hay 69 esencias florales más algunos llamados "remedios de la luz", que son frecuencias lumínicas. Se preparan con una parte de brandy, esencia floral y agua mineral. La toma básica son siete gotas dos veces por día.

No tiene contraindicaciones.

¿Cómo es el tratamiento?

El vínculo entre las esencias florales y las personas puede tomar dos caminos posibles. Uno es un tratamiento "superficial" que trabaja sobre un síntoma muy específico y concreto; por ejemplo, tenés que dar una charla ante cientos de personas y te sentís un poco insegura. Entonces, hay una esencia floral para ayudarte a transitar eso.

La otra opción es un tratamiento "espiral", es decir, un trabajo de autoconocimiento, evolutivo, capa por capa, siempre hacia adentro.